Where are Human Rights?

El pasado 7 de Marzo el Consejo Europeo llevó a cabo la firma de un acuerdo por el cual se aprueba la deportación en masa de refugiados. Estas deportaciones se producirán sobre los refugiados que lleguen a la Unión Europea y serán enviados a Turquía a la espera de regular su situación. Todos aquellos que lleguen de forma “irregular” a las costas griegas serán enviados directamente a Turquía, siempre que la UE cumpla con la condición por la cual se establece la reubicación en los estados miembros de los refugiados con derecho a asilo, siempre que se cumpla la “vía legal” (la vía que la UE vaya a establecer). Además la UE será quien asuma el pago de los costes de la reubicación y quien decida a que país serán enviados.

Este es el trato: por cada refugiado que se envié a Turquía se aceptará a otro en la UE. Es decir, se producirán intercambios de refugiados. Se ha establecido Turquía cómo país receptor por ser considerado un “lugar seguro”. Turquía ya acoge actualmente a dos millones y medio de refugiados que sobreviven como pueden en campamentos. Para entender por qué realmente este es el país que se ha ofrecido a la causa humanitaria, hay que fijarse en las condiciones que exige Turquía a la UE a cambio.

Turquía recibirá 3.000 millones por parte de la UE para poder atender debidamente a los refugiados que vayan llegando, además se eximirá a los ciudadanos turcos de la necesidad de utilizar un visado para viajar a los países de la UE (previsto de aplicar a partir de Junio) y se avanzará en el proceso de adhesión a la UE. Parece como si Turquía y la UE estuvieran utilizando la vida de millones de personas para sus negociaciones políticas. Que nuestro sistema trata a las personas como una mercancía no es ninguna novedad; pero que también pudiéramos utilizar, sin ninguna vergüenza, la catástrofe humanitaria que estamos viviendo para negociar los visados o la adhesión de un país, es otro nivel.

Un refugiado es cualquier persona que huye de la guerra, la violencia o la persecución en su país de origen. El uso de este término ha ido variando en los discursos de los dirigentes europeos. Esta semana han dejado de utilizarlo, ahora los refugiados son “inmigrantes irregulares”, tal vez sea una cuestión estratégica de cara a las denuncias que esperaban recibir, y que ya están recibiendo, por parte de los organismos internacionales. Pero por más que se le cambie el nombre este acuerdo va en contra del Derecho Internacional y de los acuerdos a los que la UE se ha ido adhiriendo desde sus inicios. Resulta ofensivo el cambio de terminología, los refugiados son refugiados y tienen derechos, utilicen el nombre que utilicen los están violando de manera consciente.

A efectos prácticos este acuerdo impide que los refugiados puedan solicitar asilo al llegar a Europa, puesto que de manera automática se producirán devoluciones masivas hacia Turquía. El artículo 14 de la Declaración de Derechos Humanos dice textualmente: “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país”. La Convención de Ginebra, estipula que quien llega a un territorio puede pedir asilo, y no puede ser expulsado o deportado hasta que se resuelva su expediente. Un último ejemplo, según el acuerdo del Estatuto del Refugiado de la Convención de Ginebra se prohíbe las deportaciones masivas que a partir de ahora se producirán de manera legal en Europa.

Todos los refugiados tienen derecho a asilo según el Derecho Internacional al que está adscrita la UE, según La Carta de Derechos Fundamentales de la UE y según múltiples tratados internacionales, firmados por los países que forman la UE y por la propia UE. Entonces, si Europa va a quebrantar sus propias leyes, me pregunto ¿quién le obligará a cumplir con lo establecido por el Derecho Internacional?

Las reacciones ya han comenzado; Naciones Unidas a través de ACNUR ha mostrado su rechazo y ha recordado a la UE que “la expulsión directa de extranjeros hacia un país tercero no es compatible con la legislación europea ni con la legislación humanitaria internacional” (declaraciones del responsable europeo de ACNUR). Amnistía Internacional ha calificado de “inhumano” el acuerdo. Médicos Sin Fronteras han declarado que “los líderes europeos han perdido por completo el sentido de la realidad”.

Hasta la firma de este acuerdo la Convención de Ginebra tenía naturaleza jurídica obligatoria, el ejecutivo europeo ha eliminado la obligatoriedad y ha cambiado todo el sistema jurídico de protección internacional de refugiados. Todo esto, en una reunión de apenas 15 horas y sin consultar a la ciudadanía europea ni al resto de organismo de la UE. Una democracia que toma medidas que vulneran los derechos fundamentales de las personas, que infringe la ley y que no consulta ninguna decisión con su ciudadanía a mí no me parece ni representativa ni democrática.

Este acuerdo ni pretende solucionar el conflicto sirio, ni pretende ayudar a los refugiados, ni por supuesto pretende asegurar su bienestar o garantizar sus derechos. Este acuerdo sólo pretende limpiar la imagen de aquellos que miran hacia otro lado ante el desastre humanitario y ante la guerra. Aquellos que toman las decisiones no son los que tienen que sufrir las consecuencias de sus malas gestiones, de su poca solidaridad, de su poca conciencia, de su absoluta falta de respeto por los derechos de las personas y por el mundo en el que viven.

Después de la firma de este acuerdo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk declaró: “Hemos conseguido un gran logro”. Que se lo expliquen a ellos. El pasado 7 de Marzo vivimos una muestra más de la falta de humanidad y de responsabilidad de los países europeos, o mejor dicho, de sus dirigentes, de aquellos que “nos representan”. ¿Hablan de los logros de la democracia? hace tiempo que no entiendo por qué se firman tratados que no se van cumplir, por qué se adhieren a pactos y acuerdos para luego quebrantarlos. Desgraciadamente estoy segura de que éste, sí se va a cumplir.

Foto principal/Claudia Marconell

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)

UA-55908739-1