Nuevos partidos ¿Partidos de cambio?

Con el surgimiento de los nuevos partidos en nuestro sistema político se ha especulado en los últimos meses acerca de cuánto y cómo podría cambiar la política en España. No hemos parado de escuchar, tanto a los líderes de Ciudadanos como a los líderes de Podemos autodefinirse como los partidos del cambio. Tratan de mostrar una imagen totalmente alejada de lo que son los viejos partidos como PP y PSOE. Son la regeneración, los partidos sin corrupción, que miraran realmente por los intereses de la ciudadanía…y discursos en esta línea que ya nos hemos acostumbrado a escuchar.

Sin embargo, hay una cuestión que comienza a surgir junto con la presentación de las candidaturas a las elecciones autonómicas: ¿dónde queda la representación de la mujer en los nuevos partidos?, ¿no eran estos los partidos del cambio? A falta de conocer la información completa de las candidaturas a las elecciones generales y a falta de conocer los programas electorales, las primeras presentaciones están dejando mucho que desear en cuanto a igualdad de género en el ámbito político.

Pero antes de hablar de las candidaturas de los nuevos partidos conviene tener en mente como de paritarios han sido los últimos gobiernos en España. Actualmente, con el gobierno de Mariano Rajoy encontramos que además de la vicepresidenta, de los doce ministros que conforman el ejecutivo sólo tres son mujeres y de diecinueve presidentes de comunidades autónomas sólo cuatro son mujeres.

gráfico

Elaboración propia

Este gobierno no es una excepción en la historia de España. Sólo hemos tenido un gobierno que fuera paritario en la legislatura que abarca del 2004 al año 2008 con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente, en el cual ocho de los quince ministerios eran presididos por mujeres. Hemos pasado de tener ocho ministras a tener tres. En la última legislatura de José María Aznar (VII Legislatura) de los catorce ministerios, de nuevo sólo tres fueron ocupados por mujeres. Hay que tener en cuenta además el tipo de carteras que son adjudicadas a las mujeres; en el gobierno actual y en los gobiernos en los que las mujeres no han estado representadas no se les han adjudicado los ministerios que son considerados socialmente de mayor relevancia. Con la excepción del “gobierno rosa” de Zapatero en el que, además de ser un gobierno paritario, sus ministras si ocuparon algunos de esos cargos.

Lo “normal” en la política en este país, como en el resto del mundo, es que la mujer este infrarrepresentada, lo habitual es que la mujer no consiga alcanzar con las mismas oportunidades que los hombres los puestos de representación más elevados. Y aunque estamos hablando de gobierno y política no hay que olvidar que esta tendencia se repite en todos los ámbitos de la sociedad.

Por tanto, si esta es la tendencia habitual en España, si esta la tendencia de los viejos partidos, los nuevos partidos que se definen como diferentes y como los partidos del cambio deberían mostrar iniciativa por evolucionar también ante esta cuestión, ¿no? Parece ser que no.

Recientemente Podemos y Ciudadanos ha presentado a los candidatos para las elecciones autonómicas. Conocemos ya las listas completas y lo primero que cabe destacar es que únicamente encontramos, en el caso de Podemos a dos mujeres y, en el caso de Ciudadanos a cuatro mujeres de las trece personas que encabezan las listas para las próximas elecciones. Ante los primeros reproches Podemos ha recordado que las listas se eligen democráticamente, por lo que no está en manos de la dirección del partido. Esto quiere decir que igual que han salido sólo dos mujeres podría haber salido sólo dos hombres, sin embargo esas cosas no pasan. La ley exige en España que en cada lista electoral, por lo menos un 40% sean mujeres aunque este porcentaje nunca se traduce de manera real ni en el Congreso ni en el Senado ni en las Cámaras Parlamentarias Autonómicas ya que la ley exige que figuren en las listas, pero no va más allá.

El PSOE y el PP presentan a un 40% de mujeres como cabezas de lista (seis candidatas en las quince regiones). Si por lo que reflejan los datos sabemos que, aun presentando un 40% en listas y en cabeza de listas seguirá habiendo una infrarrepresentación de la mujer en la vida política y en las instituciones ¿qué pasaría con la representación de la mujer en los altos cargos de la política si ganarán las elecciones Podemos o Ciudadanos?

El pasado lunes 20 de abril, El País publicó un artículo sobre el techo de cristal en la estructura interna de Podemos. Clara Serra (responsable de igualdad en el partido) destaca que “las listas se han votado democráticamente, no se han decidido en despachos, con lo cual la responsabilidad de Podemos se limita” y que “en una formación que crece a toda prisa es todavía más difícil corregir esas tendencias”.

Esta podría haber sido una muy buena oportunidad para demostrar que realmente va a haber un cambio y que realmente no son como los viejos partidos. Las candidatas han sido elegidas de manera democrática pero cuando existe una desigualad, lo responsable es corregirla. Así, las candidaturas de estos dos partidos reflejan que, por descuido o desinterés, se les ha pasado por alto la presencia de la mujer que ha quedado, de nuevo, apartada. Ante esto, es inevitable que muchas mujeres se planteen si gobiernos tan poco paritarios las pueden representar.

Esta desigualdad podría y debería haberse corregido. Al final, lo que parece es que en este aspecto, por lo menos, se presentan como unos partidos de continuidad y no de cambio. Puesto que en la próxima legislatura, la infrarrepresentación de la mujer en el ejecutivo seguirá siendo una realidad, ganen o no los nuevos partidos.

Por último, quiero señalar que no se trata de que se elijan a las candidatas por ser mujeres, las candidatas deben ser elegidas por ser las más preparadas y porque representen los intereses de la ciudadanía de la mejor forma. Es importante la presencia en los cargos de representación pero aún es más importante que se impulsen políticas que corrijan estas desigualdades en todos los ámbitos de la sociedad. Estoy segura de que los hombres están igual de capacitados que las mujeres para desarrollar este tipo de políticas. Además, estoy convencida de que el hecho de que hayan más mujeres en el gobierno no implica de una manera directa que se vayan a crear más políticas públicas en cuanto a igualdad de género. Sin embargo, era  inevitable poner en duda esta cuestión ante la presentación de estas candidaturas tan poco acordes a su discurso.

Eva,_Evita,_Perón_en_un_discurso_electoral,_1951

Eva Perón

“Ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga, rechaza o acepta, y ha muerto la hora de la mujer que asiste, atada e impotente, a la caprichosa elaboración política de los destinos de su país.” Eva Perón

 

 

 

 

 

 

Foto principal: Claudia Marconell

 

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)

UA-55908739-1