¿Merece la pena Europa?

Acudimos estos últimos días al fenómeno que está ocurriendo en Ucrania. Una gran parte de la ciudadanía reclama su entrada en la Unión Europea borrando así cualquier rastro de Rusia en su seno. Este hecho contrasta con el ambiente euroescéptico que empieza a calar en ciertos países ya integrados en la Unión.
No es de extrañar que este euroescepticismo esté calando hondo, principalmente desde 2008, en los estados más fuertemente azotados por la crisis.
Los estados denominados del ‘sur’ (Irlanda, Portugal, Grecia, Italia, España) habían experimentado un crecimiento económico excepcional (e irreal a tenor de las consecuencias actuales) hasta la fecha anteriormente nombrada. Eran tiempos de ‘vacas gordas’ y a estos países les fueron concedidos créditos y más créditos para que contribuyesen al posicionamiento de una Europa fuerte capitaneada por Alemania. Pero llegó la crisis… y, con ella, también lo hizo la bancarrota de todos estos países agravada por el descalabro de sus sistemas financieros.
Con los sistemas económicos hechos trizas, entra en escena la Troika (Comisión Europea, BCE y FMI).
Este hecho supone el fin de la soberanía de los estados y sus gobiernos, hasta el punto de que en Italia se saltasen todos los cauces democráticos y estableciesen un gobierno tecnocrático encabezado por Mario Monti. Los denominados ‘hombres de negro’ marcan la agenda político-económica de los gobiernos de turno dejando en papel mojado, más mojado mejor dicho, los programas y promesas electorales que han llevado al gobierno a los distintos partidos.
Mientras tanto, y como consecuencia de todo esto, los países intervenidos ven como alcanzan cotas récord de paro, las desigualdades y la conflictividad social aumentan, sus jóvenes ven truncadas las expectativas de futuro, el Estado del Bienestar es mutilado a marchas forzadas cediendo terreno a las empresas privadas en pos de la reducción del déficit estatal.
Lo peor de todo es que no se vislumbra el cambio del orden establecido. Pocas las voces discordantes, pocas, pero no ninguna. En las pasadas elecciones griegas surgió una nueva alternativa encabezada por el líder de Syriza, Alexis Tsipras. Propuso medidas tan “descabelladas” como la realización de un auditoria externa de la deuda del país para comprobar qué parte de la misma era ilegítima, el control de la banca por parte del Estado o una moratoria en el pago de la deuda restante.
Claro, los ‘mercados’, esos entes extraños que nunca se ven pero que están ahí, pronto instaron al pueblo griego a que rechazasen estas propuestas bajo la amenaza de una salida inminente de la Unión. La estrategia del miedo funcionó y todos sabemos cuál fue el resultado final, la utilización del miedo siempre es una herramienta eficaz para conseguir aquello que se desea imponer.
Por todo ello, respondo NO a la pregunta que planteo en el título. No considero aceptable este modelo europeo en que los países del sur somos meros protectorados de la gran metrópoli alemana, idea que ya en 1995 planteó Julio Anguita.
Por tanto, si el proyecto europeo no se replantea, parece abocado al fracaso, destinado a ser fallido (si no lo es ya).

Related News

6 Responses

Leave a Reply
  1. Esteban Romano (@esteban_rmn)
    Dic 05, 2013 - 05:46 PM

    Estoy de acuerdo con que el proyecto europeo es una troika que aglutina a ricos y en cierta medida se aprovecha de pobres, tal como está expuesto. Sin embargo, las reclamas ucranianas son mucho más básicas, más que aspirar a la UE por el proyecto económico (que es más que evidente el fracaso) lo hacen por los derechos sociales, porque es manifiesto el cepo que impone Rusia a los derechos humanos (temas de homofobia por ejemplo) y que los ucranianos no se quieren ver abocados a esas restricciones, viendo a Europa como un ejemplo dónde los derechos sociales básicos no son objeto de represión. No obstante añadiría que el problema de la UE como proyecto con otro enfoque quizás pudiese ser distinto al de la óptica neoliberal con el que se fundó.

    Reply
  2. raulsoriano
    Dic 06, 2013 - 09:37 PM

    Ya, no quiero equiparar la situación ucraniana con el resto, simplemente era para introducir el tema que quería tratar. Por otro lado, no estoy de acuerdo en esto que dices “viendo a Europa como un ejemplo dónde los derechos sociales básicos no son objeto de represión”. Actualmente vemos como se están reduciendo esos derechos básicos (sanidad, educación, pensiones) a marchas forzadas.

    Reply
  3. Andrea Barberá Palanca
    Dic 07, 2013 - 12:47 AM

    Creo que no puedo estar más de acuerdo,es decir, Europa o avanza o se viene abajo, no hay más, es más, hace poco en una clase de Derecho Internacional Público una de las prácticas era expresar desde nuestro punto de vista qué se debería cambiar de Europa y cómo hacerlo. Bueno yo con esto sólo quiero decir que es totalmente cierto, que Europa nos hizo crecer al principio y ahora por muchas circunstancias vemos que como se ha dicho muy bien “los países del sur” somos sus cabezas de turco para simplemente respaldar la economía de los países más fuertes, por eso en mi opinión hay que cambiar las instituciones financieras y poner medidas reales y que se adapten a los ciclos económicos o mejor que no beneficien sólo a los más grandes, y lo más relevante de toda esta “historieta” voz y voto, que todos tengamos la misma importancia, nadie es menos, todas las personas valemos lo mismo. Sé que es como una locura que en este momento sería como imposible, pero porqué no avanzar hacia un sistema más federal y sobre todo, simplificar, ¿por qué es todo el sistema tan complejo? ni los expertos se aclaran, la ciudadanía ni se molesta en entenderlo… Todo esto contribuye al euroescepticismo, es totalmente lógico.

    Reply
  4. Dimtrios Papoulias
    Feb 18, 2014 - 09:27 AM

    No puedo estar de acuerdo con esta conclusión.

    Europa a lo mejor está haciendo una política conservadora e neoliberal, pero eso no es porque las instituciones de Europa sean intrínsicamente conservadoras, sino porque los pueblos han puesto a los neoliberales y conservadores en posiciones de poder. tienen mayoría en los gremios y emplean sus ideas.

    dicho de otra forma: si espanya, dirigida por el PP, digamos, durante 12 anyos, está poniendo en marcha política neoliberal, conservadora, bajando, como lo hace, el estándar de vida para equilibrar el presupuesto, sería entonces la pregunta: merece la pena espanya???

    Reply
    • raulsoriano
      Feb 18, 2014 - 09:46 AM

      Esta claro. Lo que planteo de fondo, como bien dices, es que la actual Europa con este sistema no funciona. Concluyo que no merece la pena porque considero que el actual sistema de mercado ha venido para quedarse largo tiempo. Espero que en las elecciones europeas de mayo se dé un golpe de timón que varíes el rumbo, pero me temo que no. Si este cambio de rumbo se diese y se avanzara hacia una Europa de los pueblos y ni de los mercados, realmente con un proyecto social, económico y democrático común creo que sí que valdría la pena pero, como ya te he dicho, veo muy difícil esta posibilidad.
      Abrazo Dimi.

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)

UA-55908739-1