Maquiavelo y el poder popular

Hablar de Nicolás Maquiavelo es tarea difícil. Hablar de Maquiavelo es hablar de un autor polémico y muy controvertido. Es hablar de las numerosas interpretaciones, teorías, calumnias y malentendidos de su obra y persona. En definitiva, es hablar de un autor que marcó un punto y aparte en la concepción de la política, la visión del poder y de la teoría política. La preocupación central en la obra de Nicolás Maquiavelo fue la política, la cual le otorgó poder y desgracia a partes iguales. Esta preocupación la podemos observar en sus dos obras más importantes: El Príncipe y los Discursos sobre la primera década de Tito Livio. La primera obra citada, más defensora del absolutismo, es un escrito –o incluso podemos calificarlo como un manifiesto- para lograr la unidad del poder en la Italia del siglo XVI de la mano de un Príncipe virtuoso que logre tal objetivo. Estamos, por tanto en El Príncipe, ante un teórico de la coyuntura, teniendo en cuenta todas las determinaciones y circunstancias concretas existentes. Por otro lado, en los Discursos vemos al auténtico Maquiavelo, al autor florentino republicano y que la mayor parte de la gente no conoce, al autor maquiaveliano.

En la obra de Nicolás Maquiavelo podemos observar un marcado realismo y capítulos enteros sobre la virtud, la fortuna, la religión, la guerra, la república en general y la romana –sin duda, el modelo de gobierno referente en este autor- en particular. Pero, si algo podemos destacar en el diplomático florentino, es la figura del Príncipe. Y en especial la del Príncipe nuevo. Esta figura cobrará una importantísima posición, llevando la acción política a un campo de innovación en un contexto de deslegitimación. De este modo, el príncipe nuevo debía reducir la corrupción a una unidad política funcional y eficaz, además de construir un orden político compuesto de ciudadanos virtuosos y activos. Siglos después, en la misma Italia, Antonio Gramsci retomaba la idea del Príncipe nuevo convirtiéndolo en el Príncipe moderno, el cual debía realizar su tarea mayor: la revolución y el paso a una sociedad sin clases. Este Príncipe es, pues, el Partido Comunista, que junto a las masas populares reagruparía en torno a él a la vanguardia –el Príncipe moderno- de la clase obrera y de las clases explotadas.

Finalmente la teoría del Príncipe nuevo de Nicolás Maquiavelo, que recordemos, nos demuestra el encargado de reconducir y devolver a la comunidad sus valores fundacionales, su constitución, la que la conforma como organización política. Es aquí donde quiero reivindicar a Maquiavelo, y por tanto, a Gramsci con su teoría del príncipe moderno. Pero como sabemos las realidades que vivieron Gramsci, y ni mucho menos Maquiavelo, son las que vivimos ahora. Por tanto es necesario llevar al príncipe nuevo a nuestro terreno, a la actual coyuntura política. ¿A dónde quiero llegar? Vivimos un proceso político y social en el que la vieja política se muere –en un contexto constante de deslegitimación, como he dicho antes- y la nueva no ha nacido todavía –inmersa en un proceso de innovación-, es aquí donde aparece –que no los monstruos, como diría Antonio Gramsci en su famoso escrito sobre lo viejo y lo nuevo- la herramienta necesaria para lograr el empoderamiento de la población y la participación activa de todos sus sectores en la mayor parte posible de decisiones políticas, es decir, las organizaciones que están construyendo el poder popular en pueblos y ciudades.  Es así como la nueva política devolverá al pueblo la virtud ciudadana, organizándolos de manera activa, participativa y colaborativa. Por tanto, la tesis de Maquiavelo sobre el príncipe nuevo está hoy más viva que nunca. El príncipe nuevo se disfraza de nueva política.

Interesado en la realpolitik, la representación política y el municipalismo. Estudiando para ofrecer una patria que invite a la desobediencia. (@Vicenterased)

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)

UA-55908739-1