Jóvenes, política y medios digitales

Se desprende del último barómetro elaborado por el CIS (Octubre 2013), que el español tiene más bien poco interés por la política. La gran mayoría de nuestros ciudadanos conceden mayor grado de importancia a otros aspectos de la vida como la familia, el trabajo, los amigos o el tiempo libre. Al parecer, incluso la religión estaría por delante de esta.

Según el informe del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, de la FAD, esta apatía por lo político sería un poco menor entre nuestros jóvenes. De hecho, partiendo de datos que hemos extraído del documento, un 36.9% de los jóvenes consideraría la política como algo “muy importante”. La máxima preocupación para ellos sería el desempleo juvenil. No es de extrañar cuando rozamos casi el millón de parados con una edad menor a 25 años. Exactamente un 57,7% del total (Datos: Eurostat 2013). También preocuparía notablemente la imposibilidad de independizarse de sus padres. Los más optimistas verían una tendencia al alza en relación al interés, algo que resultaría muy positivo. Otros, entre los que me encuentro, quizás más pesimistas, afirmarían que esta preocupación se concentraría más bien en ciertos sectores que en nada representarían al conjunto de la juventud. Es evidente que no podemos hablar de este como sujeto homogéneo, pero resulta que los nuevos avances en tecnología móvil, la música o la moda son temas o aspectos mucho más apasionantes para este colectivo.

Encontramos mayor consenso a la hora de afirmar que este interés no se traduce en participación. Lo que podría estar ocurriendo es que el joven no se muestra tan apático hacia la política en sí, sino más bien hacia lo político (institucional). Evidentemente el interés es poco, pero las ganas de participar son aun más bajas, y esto se debe básicamente a que no se encuentran cercanos a los instrumentos clásicos de participación, y muy especialmente hacia los partidos políticos y debates partidistas.

Quizás, el problema no sea tanto de los jóvenes, y lo que ocurre es que el canal de comunicación mediante el cual transita la información política no siempre es el más adecuado para un público como este. Posiblemente, no se está sabiendo llegar a la juventud, y este es un problema relevante sobre el que debemos plantearnos multitud de cuestiones. ¿Existen programas de televisión, referidos a aspectos políticos, que aborden los temas que más preocupan a nuestros jóvenes? Sus preocupaciones son distintas de las del mundo adulto. ¿La prensa escrita, elabora apartados que se destinen exclusivamente a este público? Ciertamente no, lo que vemos en su lugar son noticiarios destinados a un público general, que obvian ciertos temas, y que no saben ser lo suficientemente atractivos y responder correctamente a las demandas de este sector. A continuación veremos la relevancia que pueden tener aquí los medios digitales.

Nuestros jóvenes viven cada vez más pegados a internet. Esta relación (casi) de dependencia se ha acrecentado notablemente gracias a los nuevos Smartphones, que incorporan una tecnología cada vez más sofisticada y que nos facilitan mucho el acceso allá donde nos encontremos, así como la multitud de lugares en la que nos podemos conectar libremente vía wi-fi. Estos lo usan principalmente para socializarse, intercambiar música y buscar a cerca de sus intereses. De hecho, según un estudio realizado en el 2006 por Valor y Sieber, solo un 20% de ellos consideraría internet como “muy importante” para informarse. Este porcentaje posiblemente haya aumentado en los últimos años. Los jóvenes acuden a esta herramienta para hacer “lo que les gusta”, quizás lo difícil resulte que entre ese grupo de cosas se sitúe la política. ¿Qué podemos plantear aquí?

Los medios digitales, no han sabido posicionarse en el mercado tanto como se podría haber pronosticado. Nos encontramos todavía inmersos en este proceso. Hoy todavía se buscan estrategias para vender este producto, rentabilizarlo y alcanzar un posicionamiento claro y fijo. Por otro lado, los diarios online se planteaban como un mero suplemento a la edición impresa, al que le añadimos esas noticias de última hora, fotogalerías, y que no eran más que una versión reducida del periódico en papel, un producto limitado, “para salir del paso”, y con menor calidad. Estábamos por lo tanto ante una estrategia para mejorar la edición escrita. Ahora, por el contrario, empezamos a ver en la prensa digital algunas iniciativas que no entienden internet como medio sino como fin. Estos “emprendedores” han observado la multitud de posibilidades que la red nos ofrece, y en no pocas ocasiones están sabiendo seleccionar acertadamente a su público y ofrecer algo muy atractivo. Aprovechar que es “gratuito”, que el joven navega mucho, que parece que cada vez tiene un mayor interés por consumir información, y sobre todo que podemos huir de la sesgada información presenta en los medios de comunicación, tan ligada a la Agenda Setting, al ‘issue’, resulta a mi juicio algo muy significativo, interesante, y a tener en cuenta. No entraremos a debatir acerca de la gratuidad o no, sobre las subscripciones o la financiación de estos.

Desde estas plataformas se consigue combatir el “generalismo”, garantizando una mayor concreción, adaptándonos mejor a un público algo olvidado por los medios tradicionales. El papel que la juventud ha de jugar activamente en estos es por mi parte un hecho incuestionable. ¿Quién mejor que nosotros? Por otro lado los Blogs se presentarían ya como un paso más allá hacia el detalle y la “falta de complejos”. Gracias a estas herramientas podemos profundizar en ciertos temas que puede que no encontrásemos en otros medios, teniéndolos mucho más a mano. Son una garantía de seguridad cuando sabes lo que buscas y quieres acudir de forma directa a ello.

Desde nuestro Blog queremos, de forma muy humilde, poner nuestro pequeño granito de arena en este proceso comunicativo. La bicefalia que caracteriza nuestro proyecto empezará a tomar un nuevo rumbo con las colaboraciones de compañeros, profesores, periodistas etc., a los que invitamos a publicar como colaboradores en CSQN. Tomar partido, mejorar nuestra formación o simplemente desahogarse dentro de este “gran escenario de locos”, es una interesante forma de pasar nuestra vida académica, con lo que vamos a seguir haciéndolo. Esperamos conseguirlo y mostraros la política como algo un poco más atractivo.

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)

UA-55908739-1