El espíritu partisano

En cada esquina de Bolonia se puede ver uno de estos laureles en honor y memoria a los partisanos caídos durante la lucha contra el fascismo. Es conocido que en Italia, esos guerrilleros rodeados de una aureola mística, héroes de la libertad y la dignidad, son un símbolo nacional. Y aquí el cine de posguerra, el famoso neorrealismo italiano, no ha parado de recordarnos (como buen creador de imaginarios colectivos) que la identidad italiana está indisolublemente ligada a esta figura, así en Roma città aperta, película antifascista por antonomasia, vemos a la Italia popular reflejada en una bella triada (el guerrillero, el cura y la madre de familia que carga en sus espaldas con la vida de toda de su familia) en guerra contra la Italia oligárquica y fascista, esos vendepatrias que regalaron el país a las hordas nazis.

El espíritu partisano ha pervivido en el imaginario de la sociedad italiana; en el cine, en los cuentos y los himnos populares, quién no habrá oído por las calles de Italia algún que otro “Bella Ciao”. Pero lo que me impacta es que este imaginario, esta cultura, haya pervivido a pesar de la derrota del proyecto revolucionario de los partisanos y la imposible depuración de los funcionarios fascistas que, en general, continuaron en sus puestos por la falta de cuadros técnicos del Estado Italiano y tuvo que ser el mismísimo secretario general del PCI, Palmiro Togliatti, el que los amnistiara. Derrota que el cine italiano ha dejado plasmada en la ya inmortal “Novecento” de Bertolucci.

Este símbolo nacional (nacional-popular que diría Gramsci) y su espíritu no es solo un imaginario y una cultura, sino que está plasmado en la Constitución Italiana famosa por su antifascismo.  Esta Constitución <<fue redactada y aprobada sobre la base de la trágica experiencia del fascismo y la guerra, sobre todo gracias a la lucha de la Resistencia y de la clase obrera y sus partidos, con instrumentos democráticos y garantías importantes. Se caracteriza por una gran división del poder estatal y su equilibrio, por sus mecanismos de elección proporcional, que garantizaban una amplia representación política de las clases subalternas, por un bicameralismo perfecto, para evitar las imposiciones legislativas y los golpes de mano mayoritarios, por exigir una discusión en profundidad de las leyes y la búsqueda de acuerdos entre los diversos sectores de la burguesía y compromisos parciales con los representantes de la clase obrera>>[1]

La revolución había fracasado pero las fuerzas de la burguesía tuvieron que aceptar que la norma suprema del ordenamiento jurídico fuera de esta forma.

Puede que en su día, tanto esta Constitución como el espíritu partisano fueran cooptados por las elites capitalistas que necesitaban reconstruir el país en base a la explotación de los asalariados y como en buen marxismo diríamos, la Constitución y el antifascismo no eran más que un reflejo de la estructura económica capitalista en la superestructura ideológica de la sociedad. Pero en esta época que estamos viviendo, su reivindicación y defensa, como en el caso de la Constitución que ha sobrevivido al ataque perpetrado por las nuevas hordas del fascismo financiero (que para variar vuelven a provenir de Alemania) puede servir para reabrir el proyecto emancipatorio, en un momento en que ha sido el Capital el que ha realizado la revolución internacional y no el movimiento obrero como pensábamos. Y la globalización capitalista va camino de destruir este mundo. Entonces, puede, y solo puede, que la defensa de la patria, del Estado-nación y la soberanía nacional se vuelvan armas para los débiles.

Nos vamos dando cuenta de que la emancipación no puede venir solo del “logos” sino que el mito aunque per se mítico (valga el oxímoron) tiene que complementar (y no sustituir) al logos es una cuestión antropológica básica. Hoy toca recuperar el mito de esos guerrilleros y su halo de esperanza para los oprimidos.

Foto portada/diagonalperiódico.net

[1] http://www.sinpermiso.info/textos/italia-el-referendum-que-quiere-acabar-con-la-constitucion-antifascista-dossier

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)

UA-55908739-1