El aborto de la libertad

Ya hace casi dos meses de la publicación de “El anteproyecto de Ley de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la embarazada”, yo le hubiera llamado directamente Ley anti-aborto, por eso de llamar a las cosas por su nombre, pero esta es la tónica del eufemismo galopante empleado por nuestra casta política.
El inmediato revuelo generado tras su publicación no solo no ha descendido, sino que, pese a los fallidos intentos por parte de la cúpula del gobierno de silenciar a sus barones, durante el tiempo que ha transcurrido desde su anuncio, la indignación y las movilizaciones han ido in crescendo.
Y no debe sorprender a nadie esta situación. Ésta es consecuencia del autoritario uso de la mayoría absoluta de la que goza el PP, renunciando por enésima vez al diálogo con las demás fuerzas políticas y movimientos y grupos sociales, como ya ocurriese con la LOMCE.
Prueba de ello son los resultados reflejados en la última encuesta del GESOP en que se cuestionaba acerca de dicha reforma. Los datos son incontestables: el 78.4% de los encuestados está en contra de la reforma; el 57% de los votantes del PP considera un retroceso la iniciativa planteada por Gallardón (y apoyada por Rajoy), no se nos olvide. A estos dos hombres deberían recordales esta cita de Galileo Galilei: “Tener el poder no significa tener la razón”
Esto se debe a que, en España, aquellos ultraconservadores, ese gran lobby eclesiástico y el ‘tea party’ son los encargados de sentar cátedra y doctrina acerca del comportamiento fetén que deberían tener las mujeres atendiendo a unos valores religiosos y morales, que deben quedarse en el más estricto ámbito personal. Como comentamos en un post anterior “A nuestro entender, supone la traducción de las creencias en leyes. Puesto que las creencias son libres, las IMPONEN desde el BOE. Esta aberración pretende criminalizar y desplazar al ostracismo a aquellas mujeres que, por cualquier tipo de circunstancia vital, decide no ser madre en ese momento”. (http://ow.ly/te1un).
Este anteproyecto supone el refuerzo de la cultura patriarcal, de la pérdida de autonomía y de hacer menores de edad a las mujeres, obligándolas a argumentar un problema psicológico para que se les permita abortar. ¿A caso son tontas? ¿A caso son irresponsables? Rotundamente no. Simplemente quieren decidir su destino.
Otra gran falacia es la pretendida defensa del naciturus. Evidentemente, como el que ellos llaman ‘no nacido’ no tiene posibilidad de defenderse ni de expresar su opinión hay que defenderle. Y para mi la defensa consiste en no hipotecar la vida de esa pobres criaturas que van a nacer con enormes deficiencias. Porque ser pro-vida (otra gran mentira de los ultra-conservadores) no es determinar la vida de los fetos y de la familia que va a tener que adaptar todos los aspectos de su vida a la dedicación, en muchas casos exclusiva, a las atenciones de esa persona. Todos somos pro-vida, pero una vida digna. ¿A caso es dignidad de vivir tener una parálisis cerebral y depender al 100% de alguien?
No se me malinterprete, no propugno el ‘espartanismo’, el despeñar a los niños no “aptos” para la guerra por una colina. Todo lo contrario. Lo que cualquier persona decente y con sentido común creo que debería defender es esa dignidad de la futura persona. Que piense que, si fuera él quien va a nacer con grandes malformaciones, si le gustaria ser dependiente de por vida. Todo esto, siempre y cuando se detecte a tiempo y dentro de unos plazos razonables (estipulados por expertos en medicina, biología, etc). Y, en los pocos o muchos casos, en que no se hiciera un diagnóstico precoz de dichas malformaciones o por motivos morales o de cualquier otra índole la familia considerase seguir hacia delante con la gestación, ahí el Estado debe poner todos los medios económicos, sanitarios y asistenciales al servicio de una verdadera posibilidad material, y no formal, de una vida tan digna como sea posible.
Todo ello, que de por sí ya me parece impresentable, se suma a que, los que defienden que no se pueda interrumpir un embarazo con malformación del feto, son los primeros que le dan un estacazo brutal a las partidas presupuestarias destinadas a la dependencia. En fin. Todo muy coherente.
Para finalizar, aquello que considero esencial es, que el ministro que en su día, emulando a la más perversa dómina sadomasoquista dijo “Gobernar es repartir dolor”, reflexione y deje sus creencias a un lado. Que una mayoría absoluta no le da derecho a causar sufrimiento a las mujeres de nuestro país, a condenarlas a la clandestinidad o, a las que se lo pueden permitir, obligarlas a coger un avión para practicar un aborto en un país extranjero.
Si ni la fascista francesa Marine Le Pen está de acuerdo con el proyecto, hágaselo mirar señor ministro de ‘justicia’.

Related News

6 Responses

Leave a Reply
  1. Andrea Barberá Palanca
    Feb 06, 2014 - 03:52 PM

    Obviamente y como chica o mujer, estoy totalmente de acuerdo en mucho de los aspectos, ya que soy yo quien decide, y creo que esa es la frase que lo define perfectamente. Es cierto que también me impresiona que los abortos estén a la orden del día y voy a explicar esto para que no se me malinterprete, ya que en España bien o mal hay bastante educación sexual, no hay problemas para acceder a ella, yo accedí a ella sin pedirla ya que vinieron a mi instituto, aunque en mi casa ya recibí la correspondiente charla. Es decir, todos y todas sabemos qué ocurre o qué puede ocurrir, hay muchísimo métodos anticonceptivos que todas podemos acceder a ellos ya que no son caros, de hecho muchos son gratuitos o se pagan céntimos, y para que te los receten solo tienes que pedirlo al médico de cabecera o a tu ginecólogo, hay medios muchísimos medios, pero aún así seguimos con las mismas, no quiero expresar que estoy en contra del aborto, pero se puede evitar totalmente en la mayoría de los abortos, ya que como sabemos no todos los abortos se dan por necesidad si no por descuido, bueno pues para mi los descuidos en este tema son muy graves y es cierto que hay abortos totalmente lógicos, por violación por mal formación del feto, por problemas de salud de la madre, es decir, mil cosas, pero los abortos por descuido y más en niñas de 16 años creo que eso era EXAGERADO. Repito no digo que no se debieran hacer, claro que se deben hacer porque todos tenemos que tener las mimas oportunidades de abortar sobre todo cuando hablamos económicamente, pero dentro de un gran control, control que yo no veía, ¿una niña de 16 abortando sin que sus padres lo supieran? bueno eso para mi rozaba lo surrealista porque te has equivocado podemos solucionarlo pero debes asumir tu responsabilidad y según la Ley 41/2002 artículo 9.3c siendo mayor de 16 años si no era una intervención de grave riesgo no se les informaba a los padres. Quizás esta ley no es la solución, ya que no da la oportunidad de solucionar un problema pero la anterior ley para mi forma de pensar en el caso que he expuesto me parecía que ponía pocos límites a los menores cuando un aborto no es una tontería.

    Reply
  2. raulsoriano
    Feb 06, 2014 - 07:26 PM

    Moltes gràcies Andrea com sempre per llegir-nos i per la teua crítica seriosa i ben fonamentada. Estic d’acord amb tu amb quasi tots els arguments que exposes. Com bé dius, pense que la “madre del cordero” està en la educació i en la prevenció. Ara bé, no podem donar l’esquena a que els embarassos no desitjats són una realitat de la nostra societat. És veritat que amb la encara llei vigent els avortaments s’havien reduït.
    Hem de recordar algo molt important, l’avortament és un Dret (sé que tu ho saps) però des de els “voceros” ultra-conservadors s’ha fet una tasca demagógica molt important. Veus algunes tertúlies i sembla que l’avortament en lloc de un dret és una obligació i això molta gent ho assumeix com una veritat absoluta.
    Pel que fa a la possibilitat de les xiquetes de 16 anys a que avorten sense el consentiment dels pares he de reconèixer que a mi tampoc m’acaba de convèncer. Ara bé, i si una xicona té un accident i es queda embarassada al sí d’una familia ultra que mai li permetria avortar? Crec que per ahi anava enfocada eixa mesura. Però com et dic entenc que alce controvèrsies.

    Reply
  3. Andrea Barberá Palanca
    Feb 06, 2014 - 07:58 PM

    Només aclarar que com he volgut dir tant no he sabut fer-ho be del tot, des de la meua perspectiva per a mi el que estava mal no era que les menors avortaren si els pares ho decidien, es a dir per a mi la prioritat es que si elles volien ho feren, però que quedara constància, que els pares pogueren saber-ho, a lo millor el que dic es una cosa que no es pot fer, ja que es demana consentiment o no es demana consentiment, però des de el meu punt de vista era més com que la família poguera saber què li passa a eixa xiqueta, perquè amb 16 anys no es un altra cosa que una xiqueta, però que la decisió dels pares quedaria en un segó pla. Jo també tot açò ho veig des de punt de vista d’una dona, es a dir, si jo ara tornara a tindre 16 no crec que poder avortar sense que ningú ho sàpia fora bo per a mi amb eixa edat, ja que la majoria de les vegades no som conscients de la importància dels nostres actes quan som tan joves. Només això, però per descomptat que per a mi avortar es un DRET, i un dret molt important en estos temps. I per últim, una cosa que m’agradaria afegir, jo soc catòlica, i estic a favor d’avortar, no tots els catòlics van al mateix sac, ni tots som roïns i ací ho deixe caure!

    Reply
    • raulsoriano
      Feb 07, 2014 - 12:18 AM

      Està clar, no volia englobar a tot el catolicisme. Però és evident que la cúpula eclesiàstica fa molta pena. I en el que dius que ets dona i que tens una visió distinta, res que afegir, no puc estar més d’acord. Per això em fa mot de fàstic quan en les tertúlies “polítiques” que aborden el tema, la presència de la dona és escasa. Són defectes d’una societat que, encara és masclista en molts aspectes. I jo pense que les dones heu demostrat de sobra que no necessiteu la tutela d’un home per a decidir el vostre present i el vostre futur.

      Reply
  4. Dimitrios Papoulias
    Feb 12, 2014 - 02:19 PM

    Da igual si es por descuido, por accidente, por violación. Cada persona debe tener pleno control sobre su cuerpo. Ningún gobierno tiene derecho a decidir lo que el individuo decide en un tema tan íntimo. A veces las cosas están más claras de lo que parece, existen contratos internacionales que impiden claramente esta forma de “proteger la vida”. Y aunque algunas instituciones no hayan cambiado sus ideas desde entonces – no vivimos en el siglo VI.

    Reply
    • raulsoriano
      Feb 12, 2014 - 03:07 PM

      Sin duda compañero. Totalmente de acuerdo contigo.

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)

UA-55908739-1