Continuidad y falta de Paridad

Después de casi un año con un gobierno en funciones, el pasado 3 de noviembre el presidente Mariano Rajoy presentó la formación de su nuevo gobierno. La ejecutiva no presenta en realidad muchas novedades; ministros que se van y ministros que vienen, pero lo cierto es que, la que es ya la XII legislatura representa un avance del 7% en cuanto a igualdad se refiere.

El primer gobierno de Mariano Rajoy (X legislatura, año 2011-2014) estaba compuesto, únicamente, por 4 mujeres. Es decir, un 29% de mujeres y un 71% de hombres[1]. No obviaré el hecho de que desde abril hasta diciembre de 2014 fueron 5 las mujeres que formaron parte del gobierno (36%), sin embargo antes de que acabara la legislatura volvieron a ser 4 mujeres.

Durante la legislatura en funciones en la cual siguió al frente Mariano Rajoy (XI legislatura, diciembre de 2015 – julio de 2016) continuaron siendo 4 las mujeres que formaban parte del gobierno. De nuevo hay que matizar que de abril a julio de 2016 fueron únicamente 3 mujeres (21%).

Y así, tras las elecciones de julio de 2016 y tras meses de incertidumbre política, en octubre Mariano Rajoy fue investido como presidente y en noviembre presentó una formación de gobierno en la cual, únicamente incorporó una mujer más respecto a las anteriores legislaturas. Así, el gobierno está formado por un 36% de mujeres y un 64% de hombres.

No es ninguna sorpresa que un gobierno del Partido Popular no sea paritario, no es ninguna sorpresa que haya tardado 5 años en incorporar una mujer más en el gobierno, a pesar de todos los cambios de ministros que se han ido produciendo en estos años.

Lo que sí es de extrañar es que la falta de paridad en el gobierno no sea motivo de crítica. Han sido escasos los medios de comunicación que han reflexionado sobre la masculinización del “nuevo” gobierno del Partido Popular. El hecho de que sea un gobierno de derechas, que sea un gobierno conservador, y que sea previsible este comportamiento, no implica que haya que dejar de denunciar estos hechos.

Han sido pocas y breves las críticas que, desde los medios de comunicación se han realizado. La gravedad de que una vez más, la mujer quede en un segundo plano debe ser señalada con la importancia que merece. Los medios de comunicación se han consolidado como uno de los actores principales de la sociedad, son los transmisores de la información del escenario político al mismo tiempo que generadores de opinión pública. Tienen la capacidad de influir y de crear debate. Así, la falta de atención a cuestiones como la paridad del gobierno genera que el hecho caiga en el olvido, pase desapercibido y, de nuevo, la desigualdad se perpetúa.

No debe ser normal que un gobierno conservador siga invisibilizando a las mujeres. No es aceptable que un gobierno, sea del color que sea, no entienda la realidad social sobre la cual gobernará. Y de esta manera, tratar la igualdad de género como un asunto de segundo grado tendrá terribles consecuencias en, al menos, los próximos cuatro años, y esas consecuencias no sólo afectan a las mujeres.

Así que un 36% no es suficiente. No es sólo cuestión de un porcentaje, de alcanzar el 40 o el 50 % de representación. No es por una ministra más o una ministra menos; la falta de representación y la propia composición del gobierno, no hace sino que anunciar la ausencia de cambios en la línea política del gobierno del Partido Popular. El gobierno debe estar formado por hombres y mujeres que incorporen en sus políticas la perspectiva de género, de manera transversal, en todos los ministerios, en todas las políticas que se aprueben debe tenerse en cuenta la realidad social de las mujeres y los hombres de este país. Pero para ello hace falta una conciencia y una voluntad que este gobierno no parece tener, pongan a una ministra más o a una ministra menos. El hecho de ser mujer y ocupar un puesto de responsabilidad política no garantiza que se vayan a aplicar más o mejores políticas de igualdad.

Dos ejemplos concretos son los de la Vicepresidenta del gobierno y la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Brevemente recordar que la Vicepresidenta del gobierno dejó pasar la oportunidad de generar un debate e impulsar políticas sobre conciliación de la vida laboral y familiar; esto sucedió cuando decidió renunciar a su baja de maternidad postulándose así como el ejemplo a no seguir. En lugar de concienciarse sobre las dificultades a las que se enfrentan mujeres y hombres para conciliar el trabajo con la crianza, renunció a sus derechos como madre obviando que no todas las mujeres pueden tomar tal “privilegio”.

Más preocupante me resulta el caso de la nueva Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Aunque antes hay que destacar el hecho de que, de nuevo, el Ministerio de Igualdad se comparte junto con el de Sanidad y Servicios Sociales. La igualdad sigue sin ser merecedora de ministerio propio para este gobierno. De nuevo, actos que eran de esperar pero que no deben caer en el olvido. Cuando la Ministra de Igualdad afirma abiertamente considerarse contraria a las cuotas es de prever cuál será la línea política. La Ministra encargada de aplicar políticas de igualdad de género, no cree en la necesidad de aplicar políticas orientadas a corregir las desigualdades de género, a las que las mujeres nos enfrentamos en esta sociedad.

La representación de la mujer en los puestos de decisión es fundamental para romper el techo de cristal, para crear una normalidad, para alcanzar la igualdad real. Pero sobre todo, además de la importancia fundamental de crear presencia, es necesario aplicar políticas orientadas a tal fin. Ni los hombres ni las mujeres que forman este gobierno parecen tener entre sus prioridades la igualdad real de género.

Para terminar, quisiera hacer referencia al artículo 52 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres. No sin antes recordar que de poco sirve aprobar leyes sin una voluntad política de aplicarlas. Así, el artículo 52 dice:

“El Gobierno atenderá al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres en el nombramiento de las personas titulares de los órganos directivos de la Administración General del Estado y de los organismos públicos vinculados o dependientes de ella, considerados en su conjunto, cuya designación le corresponda”.

No sé si el gobierno cumplirá esta vez o no con su programa electoral. De momento comienza la legislatura vulnerando, una vez más, las leyes estatales.

Foto portada/rtve.es

[1] Los porcentajes se han calculado teniendo en cuenta el total de ministerios, vicepresidencia y presidencia. Un total de catorce miembros del gobierno.

Related News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)

UA-55908739-1